La era de las pantallas rígidas, con una forma estática como única opción para visualizar los contenidos digitales e interactuar con los dispositivos electrónicos, está llegando a su fin, al menos en cuanto a los aparatos más pequeños y para aquellos objetos tecnológicos que se pueden llevar puestos en el cuerpo o wearables, de acuerdo a los últimos avances.