Portada Vinilo

La tecnología no deja de sorprendernos. Sabemos que es una frase muy manida, pero es la realidad, porque más allá de los nuevos avances espectaculares lo que realmente nos llama la atención es que haya gente que aún se preocupe por las pequeñas cosas, por detalles ínfimos sin una relevancia aparente pero que dejan bien claro que la imaginación de los seres humanos no tiene límite. Todos los que amamos los vinilos seguramente tendremos en casa una de esas joyas que bien por el uso o por su antigüedad tienen pequeños defectos que aceptan a la calidad de sonido final, lo que en inglés se llama «pops and clicks».

 

 

Pues bien, una compañía llamada SweetVinyl  ha creado un dispositivo que acaba con estos defectos sin dañar los vinilos, y sin perder su esencia digitalizando el sonido, su nombre SugarCube SC-1. Los responsables de SweetVinyl aseguran que han diseñado un algoritmo capaz de detectar los sonidos defectuosos, aislarlos, y deshacerse de ellos en tiempo real. ¿Ciencia ficción? Para nada, el SC-1 es un aparato independiente que puede ser conectado a un plato a través de una conexión RCA, pero SweetVinyl ha ido más lejos incorporando esta tecnología a su nuevo grabador de vinilos SC-2.

 

 

Hay que reconocer que los pequeños defectos sonoros son parte del encanto de los vinilos, le da ese encanto primitivo y crudo, le otorga pátina, pero también es verdad que en ocasiones los defectos se transforman en el sonido principal, desdibujando la pieza original. Además a los DJs que pinchan con vinilos estos defectos pueden afectar a la mezcla final. Con el SugarCube SC-1 se soluciona este entuerto, el algoritmo milagroso parece que cumple lo que promete y en las demos que hemos podido visionar el sonido de los viejos vinilos filtrado gracias a esta tecnología innovadora.

 

SC2-inline-aux-in-out-setup

 

Así que ya no tenemos excusas para echarnos atrás cuando visitamos los mercadillos de vinilos y nos asalta la duda sobre su estado y la calidad de su sonido. SweetVinyl ha manofacturado una herramienta elegante y que respeta la esencia del vinilo, sin interferir en su pureza consigue restaurar aquellos defectos que no forman parte de su ADN.

fuente: http://www.viciousmagazine.com/