Había una vez un Santo muy preocupado porque nadie le rezaba ...
La gente le rezaba a San José, a San Pedro, a San Isidro; pero nadie a él...
Así que pidió una reunión con Dios y este le recomendó:
¨Haz unas tarjetas de presentación y repártelas por todo el mundo…